Ni izquierda, ni derecha, la política son personas y sus circunstacias.

Mientras Uds. desprecian nuestra confianza hablando de «golpistas», «fascistas», tesis, masters y un largo etcétera, ¡la gente lo está pasando realmente mal!.

Desde el inicio de nuestra democracia, por la escena de la política han desfilado todo tipo de actores y actrices cuyas interpretaciones han sido merecedoras de: escasos Oscars y demasiados Razzies. Pero el papel que Uds. están interpretando estos últimos años sólo puede optar a los premios «Sálvame», por no decir al exilio de nuestra videoteca. Es probable que Uds. crean que somos poco inteligentes, pero no olviden que «un tonto preparado y sin nada que perder, puede convertirse en un valiente con ganas de promover el cambio».

Y es que, Sras. y Sres. Políticos, Uds. están demostrando una inexistente preocupación por las directrices marcadas por sus CEO (Currantes Exentos de Oportunidades), así como por las responsabilidades inherentes a su cargo. Esta forma de proceder, en cualquier «Empresa no aforada» conllevaría un mas que probable despido, incluso un E.R.E. extintivo.

Entiendo que, el salario que Uds. perciben (Presidente: 83.000€, Ministros: 73.000€, + dietas) no sea excesivamente motivador, pero compárenlo con el SMI o, el salario medio de 23.156€.

¿Sabían que, no es cierto que los Ministros tengan un sueldo vitalicio?. Desde 1981, una vez cesados cobran un 80 % del total de las retribuciones, por un plazo equivalente al que hubiesen desempeñado su cargo y con un límite de 24 mensualidades.

Distinto es el caso de los ex-Presidentes, a los cuales no afecta esta limitación temporal y que además cuentan con asignación de personal y automóvil. Todo ello teniendo en cuenta las posibles limitaciones sobre incompatibilidades.

Sus votantes sobreviven en un mercado laboral precario, caracterizado por la temporalidad y discriminatorio según edad y sexo, mientras Uds. dedican su tiempo a la «tele-basura» en vez de hacer política.

Hasta hace no mucho, en España reinaban tres empíricas verdades:

1- Una carrera Universitaria era garantía suficiente para optar a un trabajo con un salario digno.

2- Ascender o jubilarte en la primera empresa en la que comenzaste a trabajar era algo factible.

3- La experiencia era un punto a favor de cualquier candidato.

Ambos pilares, permitían que los «JASP» (¿recuerdan eso de «joven aunque sobradamente preparados»?) pudieran diseñar sus vidas, tener descendencia, comprarse un coche, hipotecarse, en definitiva…vivir y gastar para generar más riqueza al País.

Pero todo esto pasó a mejor vida, transformándose en:

1- Con un título Universitario optas a un puesto de becario y con un salario mísero.

2- El 26,8% de los trabajadores tienen un contrato temporal. Además de que, los salarios se encuentran a niveles del año 2007.

3- A partir de los 45 años la experiencia es un lastre y pasas a la «obsolescencia programada», ya no eres candidato para nadie.

Y mientras tanto Uds. se dedican a insultarse en los debates, competir por el título al menos corrupto, «remover lápidas», abrillantar su Falcon, hablar de Venezuela, subirse sus salarios y lanzar una serie de Subsidios (no queremos limosna, ¡¡queremos trabajar!!) para calmar los ánimos.

¡La Política Española se ha convertido en portada de la revista «El Jueves»! y lo peor de todo es que, no hay Mundial o Europeo de Fútbol para distraernos…

Dejen de mirarse el ombligo y de desenterrar fantasmas y ¡hagan su trabajo!. Se que es mucho pedir, pero al fin y al cabo les pagamos por ello…

Les invito a que entierren sus egos y trabajen en:

✓ Fomentar el diálogo entre partidos para construir propuestas.

✓ Rediseñen el modelo formativo así como los costes asociados.

✓ Modernizar la negociación colectiva de común acuerdo.

✓ Mejorar la eficiencia de las oficinas de empleo.

✓ Reflexionar sobre el modelo de empleo público.

✓ Incentivar la contratación indefinida, así como de los colectivos más desfavorecidos.

✓ Eliminar las trabas administrativas y apoyen al emprendedor autónomo con cuotas justas y acceso a financiación.

✓ Apoyar a las PYMEs para que puedan crecer y generar empleo.

✓ Reactivar el crédito, al fin y al cabo nosotros salvamos a la banca.

Por último, si Uds. ¿quieren reducir la tasa de desempleo?:
Bonifiquen el 100% de las cotizaciones a la Seguridad Social en las contrataciones de parados de larga duración a aquellas empresas que, durante dos años no hayan despedido a ningún trabajador y que no lo hagan posteriormente a esta contratación para reducir su masa salarial. Así reducirán el gasto en prestaciones por desempleo y evitarán gastar tanto en subsidios.

Sras. Politicas y Sres. Políticos, si abandonan el mundo de la farándula y empiezan a hacer su trabajo, les prometo que nosotros haremos todo lo posible por no suponer un coste para las Arcas del Estado, ¡palabra de clase media!.

Antonio J. Casado

Opiniones desde el respeto.

11 ¡Gracias! por recomendar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + = 23